Queso Mahón-Menorca 

Recomendaciones para mejorar la experiencia con el Queso Artesano Mahón-Menorca


El Queso Artesano D.O.P. Mahón-Menorca, como todos los quesos, sigue su proceso de fermentación hasta el momento del consumo. Para su correcta evolución se requiere mantener el equilibrio necesario de temperatura y humedad. Y no es extraño que, en algunas variedades, aparezcan en la corteza indicios de moho, lo que suele avalar la buena salud del queso.

Para su conservación después de abierto el envasado al vacío, debe ser envuelto en papel parafinado, o en su defecto papel de aluminio, para preservarlo del aire y de la luz y evitar que se reseque; utilice un recipiente de plástico no hermético en un lugar fresco, con la temperatura entre 6º y 10ºC y un ambiente húmedo, alrededor del 70-80% (zona menos fría del frigorífico). El queso tierno necesita una temperatura de ±4ºC, por lo que se debe conservar siempre en la zona más fría del frigorífico. Es conveniente guardar separados los distintos quesos para que no se produzca contaminación cruzada por aromas y mohos.


Se recomienda el consumo en las primeras semanas tras su adquisición, y siempre antes de la fecha límite indicada en el producto. El envasado al vacío amplía en 2/3 semanas el período de conservación en las condiciones indicadas. En cuanto al queso tierno, su período de conservación es menor que el de los curados ya que éste tiene mayor contenido en agua, aumentando la posibilidad de crecimiento de hongos y bacterias. Es por eso que se aconseja consumirlo lo antes posible.


Para disfrutar plenamente de su sabor, deberá mantenerlo previamente a temperatura ambiente por un espacio de unos 10 minutos.



¡¡¡ AVISO IMPORTANTE !!!

El queso es de los pocos alimentos que no pueden congelarse.